Si tienes puertas o ventanas de aluminio ya te habrás dado cuenta que su limpieza es muy sencillo y no requiere que le inviertas mucho tiempo. El aluminio es un material muy durable, sin embargo, es importante tener ciertas consideraciones y cuidados para alargar la vida de nuestras puertas o ventanas.

No uses productos abrasivos. El aluminio no requiere más que agua y jabón para mantenerse en excelentes condiciones. No olvides pasar un trapo seco después de lavar tu cancelería.

Chequeo rutinario. Te recomendamos que inspecciones los herrajes periódicamente y apliques lubricantes o vaselina para asegurar su funcionamiento adecuado.

Cambios de piezas. Si vas a renovar alguna parte de tu cancelería retira las protecciones adhesivas de los perfiles para evitar daños futuros. Sobre todo, si tu cancelería está expuesta al sol.

Protege tu cancelería. Aunque el aluminio es un material muy resistente si se harán obras en tu hogar, protégelos para evitar rayaduras o golpes.